Combate de una SOE en Tifariti

Hostigamiento del Polisario al puesto de Tifariti

En el conflicto del Sahara, de todas las acciones en las que hubo contactos entre legionarios y polisarios o unidades marroquíes, el combate más relevante fue el denominado de Tifariti, que tuvo lugar el 19 de diciembre de 1974, si bien realmente se produjo en el Gor le Freinina, en territorio mauritano. A pesar de su importancia, no es comparable, ni mucho menos, al que se produjo el 13 de enero de 1958 en Edchera, durante la guerra de Ifni-Sahara.

En este combate, las bajas propias se elevaron diecisiete (seis muertos y once heridos), la mayoría de la policía territorial, excepto un sargento de la Legión muerto, José Carazo Orellana, y un cabo y un legionario heridos, pertenecientes a una SOE del 4º Tercio. Carazo fue primer muerto en combate de la Legión en este conflicto en el Sahara de 1973-75 y, por otro lado, éste fue el primer combate de unidades de operaciones especiales del ejército español.

El relato de estos hechos está basado en el testimonio directo de varios de los protagonistas que participaron en este combate, los entonces tenientes Mariano Cuesta Núñez (1ª SOE), Enrique Alonso Marcili (2ª SOE) y Rogelio García de Dios (nómadas), así como el brigada Antonio Belda Valero (ATS) y cabo legionario Jesús Suarez González (herido).

Fue en la noche del 17 al 18 de diciembre cuando diecinueve miembros del Polisario se dispusieron a hostigar el puesto de Tifariti, esta vez con la misión añadida de secuestrar a Hamudi uld Kureina, intérprete de la oficina gubernativa. Se dividieron en varios grupos que rodearon el puesto y sobre las 22:30, al acercarse a una casa donde se suponía estaba el intérprete, se delataron y dieron la alarma. En ese momento los infiltrados empezaron a disparar desde diferentes asentamientos, sin poder efectuar el secuestro. (Fig.1).

Vista de Tifariti

1- Panorámica de Tifariti

Unos minutos más tarde, tras reagruparse en el punto de reunión convenido, iniciaron la exfiltración hacia Mauritania. Hicieron un alto para descansar y abastecerse en Gor le Freinina, a varios km sobrepasada ya la frontera, donde habían dejado previamente un depósito de víveres, munición y agua. Gor en hassanía significa ‘conjunto de varios cerros’ y en efecto así era. Los polisarios se habían refugiado en las cuevas de tres de ellos que formaban un círculo, con unos más pequeños que lo cerraban por el sur. (Fig.2).

Gor Le Freinina

2- Gor Le Freinina

Sobre las 02:00 de la madrugada del día 18 salió desde Smara en su persecución una unidad de la policía territorial embarcados en siete vehículos, uno de ellos con una radio agregada de tropas nómadas, a los que se añadieron tres vehículos más a su paso por Tifariti, sumando cuarenta y siete agentes en total. La distancia entre Smara y el lugar de la incidencia era de unos 170 km por pistas de tierra. La unidad de la policía territorial se dividió en dos grupos, una pequeña vanguardia donde iba el teniente Carazo -tenía el mismo apellido que el citado sargento legionario- con los dos primeros vehículos, y un grueso con los ocho coches restantes a cargo de otro teniente de la policía. Según el teniente Carazo, desde el amanecer siguieron las huellas y una vez dada por finalizada la persecución al perder el rastro, ya en terreno de Mauritania, iniciaron el regreso en dirección norte.

Emboscada a la policía territorial en Gor le Freinina

Sobre las 13:00 del 18 de diciembre, cuando el teniente Carazo llegó a la altura de Gor le Freinina, observó un movimiento por el barranco que existía entre los mogotes, donde casualmente en sus cuevas estaban refugiados los polisarios. Parecía de lejos una javara (ave de gran tamaño), pero no obstante se acercó a comprobarlo. Los polisarios, posiblemente por creer que habían sido descubiertos -hasta entonces consiguieron pasar desapercibidos- desencadenaron un intenso fuego desde la zona de cuevas donde se encontraban fuertemente parapetados entre las rocas. El coche del teniente quedó inutilizado, murió el conductor y el radio, José Luis Maceiras Prieto, resultó herido. El teniente se refugió detrás de una rueda y logró salvarse. (Fig.3).

Regreso demboscada

3- Emboscada sufrida

Con la buena puntería que caracterizaba a los saharauis dispararon desde lejos a los coches del grueso que se encontraban en una zona llana que no les permitía abrigo posible, ni maniobrar. Los policías desplegaron, pero quedaron fijados al terreno sin poder moverse. A medida que pasaba el tiempo los heridos iban en aumento (al final fueron un total de ocho). El teniente que iba en el grueso solicitó refuerzos y la evacuación de los heridos.

El general jefe del Sector del Sahara, cuando tuvo conocimiento de lo ocurrido, ordenó llevar a cabo cuatro acciones.

El helitransporte de una sección SOE de la Legión para neutralizar a los polisarios. El envío de helicópteros preparados para la evacuación de los heridos. El refuerzo de una patrulla de tropas nómadas con camiones para la recuperación de materiales y vehículos averiados de la policía territorial (al encontrase en el interior de Mauritania debían ser evacuados lo antes posible). Y, por último, la alerta de los aviones Saeta del aeródromo de Smara. (Fig.4).

Acciones

4- Acciones

 En lo que se refiere a la SOE, conviene aclarar en el 4º Tercio existían dos de estas secciones en la 3ª compañía (IX Bandera), en ese momento destacada en Smara. La compañía la mandaba accidentalmente el teniente Mariano Cuesta Núñez, a la vez jefe de la 1º SOE, mientras que la 2ª SOE estaba a la espera de incorporación de un teniente diplomado .

La primera operación aeromóvil en zona de combate

Ese mismo día 18, sobre las 14:00, despegaron de El Aaiún seis helicópteros UH–1H (dos armados, tres de transporte y uno ambulancia con seis camillas) a las órdenes del comandante Agustín Muñoz-Grandes, quien también asumió el mando de todas las fuerzas, para intervenir en lo que iba a ser, a pequeña escala, la primera operación aeromóvil en zona de combate.

Sobre las 15:30 aterrizaron en Smara, donde repostaron los helicópteros. A las 17:00 embarcó una de las dos SOE, al mando del teniente Mariano Cuesta. La sección estaba compuesta por tres pelotones cuyos jefes eran el sargento José Carazo Orellana y los cabos 1º Medina Aguilera y Tusset Beltrán. El Sargento Carazo tomaba al día siguiente la estafeta vía Las Palmas, con permiso para casarse en Sevilla. Renunció a ello y antepuso el espíritu del credo legionario de «acudir al fuego» al frente de su pelotón”. (Fig.5).

Sección de Cuesta

5- Sección del Tte Mariano Cuesta

Como oficial de enlace del jefe de la operación (Muñoz-Grandes) se incorporó el teniente Rogelio García de Dios, destinado en tropas nómadas.  Media hora antes de la llegada de los helicópteros, desde Smara habían salido por tierra dos patrullas de tropas nómadas a las órdenes. Según García de Dios, el helicóptero del comandante, armado con ametralladoras, al llegar a la zona del encuentro efectuó un reconocimiento por el fuego, al que contestaron con disparos los polisarios que alcanzaron una pala del rotor y los patines.

El otro teniente que iba con los helicópteros, Cuesta, nos cuenta que la formación helitransportada llegó sobre las 18:30 al lugar de la emboscada, en territorio mauritano. Se ocupó el cerro más al oeste de los que formaban el círculo, desde donde se enlazaba por la vista con la policía territorial y dominaba un vehículo averiado que llevaba granadas de mano. (Fig.6).

Mariano en Tifariti

6- Tte Mariano Cuesta en Tifariti

Los pelotones desplegaron arriba del cerro con el del cabo 1º Medina al Norte, el del sargento Carazo en el centro y el del cabo 1º Tusset al Sur. Resultó que, unos metros abajo, se refugiaban los polisarios. De hecho, hubo intercambio de insultos de todo tipo entre legionarios y polisarios, según el cabo Suarez.La SOE se mantuvo por la noche en las posiciones alcanzadas.

A los seis heridos y muertos de la policía se les reunió en un punto donde a las 19:45, ya de noche, tomó tierra bajo intenso fuego el helicóptero configurado como ambulancia. Debido a la oscuridad reinante se vio en la necesidad de encender el faro de aterrizaje. Milagrosamente no fue alcanzado y se procedió a la evacuación. Sobre las 21:30 se incorporó la unidad de tropas nómadas que ocupó posiciones a la altura de donde estaba la policía territorial. El comandante Muñoz-Grandes solicitó al gobernador el envío urgente de otra SOE de la Legión para completar el cerco.

Primer combate de una UOE del ejército español

La segunda SOE de la 3ª compañía, que como sabemos se encontraba en Smara, recibió la orden de estar preparada para embarcar al amanecer del día 19. En ese momento de la alerta, esta SOE se encontraba sin teniente, y en Smara no había ningún oficial del 4º Tercio. El jefe de la VII decidió que fueran el capitán y teniente más antiguos en la bandera, Fernando Enseñat Sánchez Cruzat y Enrique Alonso Marcili. También intervino el brigada enfermero (ATS), Antonio Belda Valero, un magnífico tirador de fusil, además de buen ATS, que ya había finalizado su agregación a la Legión y efectuado el relevo con su sucesor en el cargo. Belda alegó en su favor la experiencia adquirida durante múltiples salidas por el desierto y la bisoñez de su homólogo recién incorporado. (Fig.7).

Legionarios en el Sáhara

7 Legionarios en el Sáhara

Al amanecer del 19 la SOE del teniente Cuesta realizó un rastrilleo sin novedad. Poco después aparecieron los helicópteros con la otra SOE, al mando del teniente Alonso, que desembarcó al norte de los tres cerros citados. Reconoció primero el situado más al norte, donde encontró municiones y enseres abandonados por el enemigo; y a continuación el cerro del este, donde eliminó a dos polisarios. Por su parte, el brigada ATS Belda, que marchaba un poco a su aire, atento por si había heridos, fue informado -por un legionario que andaba próximo- de la localización de un polisario herido en una cueva. Fue capturado prisionero y Belda le atendió en sus heridas.

Todo parecía indicar que el enemigo aprovechó la oscuridad de la noche anterior para huir por el norte, donde el cerco no se había completado por falta de fuerzas. En la zona sólo quedaban elementos aislados, quizás con la pretensión de sacrificarse en beneficio de los compañeros que se replegaban hacia el interior de Mauritania. La SOE de Alonso ocupó el cerro que existía al este, frente al mogote donde se encontraba la SOE del teniente Cuesta. No hubo ocasión para coordinar la actuación de las dos SOE. (Fig.8).

Mapa de Tifariti

8- Acciones en la zona

Al finalizar el rastrilleo, tras comentar y cambiar impresiones con el sargento Carazo de lo sucedido durante la noche, Cuesta se desplazó a ver al prisionero capturado por la otra SOE y dar novedades al comandante Muñoz-Grandes.

Estaba todo en calma, no se descubrió nada extraño. Todo parecía indicar que el enemigo se había retirado durante la noche. Pero de repente sonaron unos disparos que provocaron la muerte instantánea del sargento Carazo y heridas en el cabo Suárez y legionario Parreira que le acompañaban.

Sargento Carazo. Primer caído de una UOE

Según nos cuenta el cabo Jesús Suárez González, iba con su ametralladora al hombro al lado del sargento José Carazo Orellana y con el legionario Antonio Parreira Horta (el Portugués), proveedor que llevaba las cajas de munición. Marchaba por el barranco mientras aún bajaban legionarios con prisas desde el cerro pues en breve se iba a embarcar en los helicópteros. De repente, serían las 09:30 según Suarez, el Portugués vio unos bultos que se movían y le dijo al sargento «están ahí, vamos a por ellos». Al verse descubiertos los polisarios, empezaron a disparar desde donde estaban escondidos y alcanzaron al sargento Carazo, que recibió un impacto en la cabeza y murió en el acto. (Fig.9).

Tifariti

9- Ubicación del primer caído en una UOE

El legionario Parreira recibió un tiro en la cadera y en el brazo, pero aun así pudo desplazarse por sí sólo y refugiarse a retaguardia. En lo que respecta al cabo Suárez fue herido en un pie y en un ojo y perdió la visión. Cayó al suelo y le dio tiempo a disparar con la ametralladora la cinta que llevaba siempre encima.

Llegado a este punto, al escuchar los tiros y ver que había heridos, el teniente Alonso se lanzó con un pelotón de la SOE hacia el origen de los disparos enemigos. Por su parte, el teniente García de Dios de nómadas a pesar de que como oficial de enlace no mandaba tropa, al observar desde otro lugar lo sucedido, no se quedó quieto. Solicitó un cetme y granadas de fusil a unos soldados de nómadas y lanzó doce de estas granadas sobre donde estaban parapetados los polisarios, que se encontraban detrás de una piedra grande, en una especie de hueco por debajo, desde donde disparaban.

Al ver el teniente que las granadas de fusil eran poco efectivas contra el citado pedrusco, cogió granadas de mano y García de Dios, acompañado de un soldado corrió fusil en mano, subió al cerro y desde arriba dejó caer tres granadas de mano sobre la zona donde estaban los polisarios vestidos de nómadas. Al final se rindieron; eran precisamente los dos que habían matado al sargento Carazo. (Fig.10).

Cuesta y Carazo

10- Tte Cuesta y Sgto Carazo

Según el informe de 2ª sección del estado mayor del Sector del Sahara, el balance definitivo de bajas fue, por parte propia, seis muertos (el sargento legionario Carazo, más un cabo y cuatro agentes indígenas de la policía) y once heridos (el cabo legionario Suarez, el legionario Parreira, el soldado de nómadas Maceiras, más un cabo y siete agentes indígenas de la policía). Por parte del Polisario hubo seis muertos y tres heridos.

En todo momento los legionarios cumplieron con los espíritus del credo, el de sufrimiento y dureza, de acudir al fuego, de disciplina, de combate, de unión y socorro, y el sargento Carazo, además, el de la muerte.

De las SOE saharianas a la UOEL y BOEL

Las SOE legionarias, que nacieron y tan buen resultado dieron en los tercios saharianos se extendieron a los tercios del norte de África, donde se crearon una SOE por bandera, coordinadas por un capitán diplomado en OE. Concretamente en el 2º Tercio esta coordinación la llevó a cabo el capitán Carlos Blond, sustituido luego por el del mismo empleo, Vicente Bataller, que de teniente mandó la SOE de la IV Bandera, y después por J. Pérez Blanca. Posteriormente, el general subinspector de la Legión, Tomás Pallás Sierra, conocedor del prestigio de las SOE del Sahara cuando era coronel del 4º Tercio, creó en 1981 la primera Unidad de Operaciones Especiales de la Legión (UOEL) en Ronda, de entidad compañía al mando del capitán Ricardo Castillo Algar. (Fig.11).

Curso de OE Legión

11- Curso de OE Legión

El general Pallás, dos años más tarde, visto el buen resultado de la UOEL, logró que en Ronda se impartiera el 1er Curso de Operaciones Especiales de la Legión (1983-84). Este curso, dirigido por el comandante Vázquez Soler de la Escuela de Jaca, con el apoyo de capitanes diplomados en OE de los tercios (Escribano, Bataller, Coloma y Palomino), tenía por objeto el contar con suficientes jefes de pelotón legionarios diplomados en OE. De este modo, en base a la UOEL, en 1985 se organizó en Ronda una unidad tipo bandera, la BOEL, con la doble titulación de operaciones especiales y paracaidista de todos sus integrantes.

Pallás, que de comandante fundó la I Bandera paracaidista del Ejército de Tierra, de general, de nuevo volvió a fundar otra bandera con aptitud paracaidista, la BOEL, al mando del teniente coronel Antonio Lucas González, unidad polifacética -legionaria, guerrillera y paracaidista- que muy pronto adquirió un merecido prestigio. (Fig.12).

UOEL-BOEL

12- UOEL-BOEL

Autor: Vicente Bataller, General de Brigada (retirado)
Presidente de la Federación de Asociaciones de Veteranos Boinas Verdes de España
Web FEVBVE
Extraído del libro LA LEGIÓN EN IFNI SAHARA 1956-1976, V. Bataller,
Fundación Tercio de Extranjeros venta en tienda solidaria

La Legión en Ifni Sahara 1956-1976. Veteranos Paracaidistas VetPac

Extraído del libro La Legión en Ifni Sahara 1956-1976. BATALLER Vicente. Fundación Tercio de Extranjeros. F

Presentación del libro en canal Youtube del Ejército de Tierra

Prohibida la copia y reproducción total o parcial de sin el permiso del autor.
Si te ha gustado déjanos tu Me gusta en las redes sociales.

Veteranos Paracaidistas de España
www.vetpac.es – email vetpac@vetpac.es

Ahora ya puedes comprar en VETPAC artículos y complementos de tu unidad, emblemas, parches, camisetas, libros, tecnología etc

Ver ahora productos Amazon VetPac