La Batalla de Mogadiscio

Hoy se cumplen exactamente 27 años de aquel 4 de octubre de 1993, en el que sucedió una de las batallas mas mediáticas entre miembros de algunas de las fuerzas especiales del ejército de los EEUU en la capital de Somalia, Mogadiscio. Fue denominada la Batalla de Mogadiscio. Años mas tarde fue muy célebre la película estadounidense Black Hawk Derribado, basada en el libro muy bien documentado de Mark Bowden con el mismo nombre.

Somalia, un país en guerra civil durante años

Para ponernos en situación debemos de retroceder unos cuantos meses. Somalia se debatía desde hacía muchos años en una guerra civil entre distintas facciones, tribus locales, y militares radiales exaltados que sólo buscaban hacerse con el poder de la nación y eliminar a todo clan no cooperante en sus fines. Ese era el objetivo de unos de los generales y señor de la guerra, Mohamed Farah Aidid. Un militar educado en distintas ciudades europeas como Moscú y Roma, y que posteriormente fue miembro de la fuerza de policía colonial italiana (Italia había ocupado Somalia entre 1927 y 1941) antes de convertirse en general del ejército somalí. Entre su clan y otros afines consiguieron derrocar al dictador que había entonces para ocupar su puesto, pero para conseguir el poder antes tuvo que derrotar a los clanes que le ayudaron previamente.

La ONU tuvo que tomar parte activa enviando tropas para defender a una población inmersa en una guerra sin control, ni frentes claros, pero que sufría el hambre, falta de sanidad y sobre todo los asesinatos indiscriminados, extorsiones etc. realizados por los secuaces de Aidid, entre otros clanes, a los que no colaboraran.

A la caza de Aidid

A las afueras de la ciudad, en el aeropuerto, se ubicó el puesto de mando con mas de 3.000 soldados y operadores de unidades de las fuerzas especiales de los EEUU como la Delta Force, operadores del equipo 6 del Seal y Rangers del 75º regimiento, y también, justo en el lado opuesto de la ciudad, en el estadio olímpico se ubicaron fuerzas de la ONU malayas y  del 10º de montaña paquistaníes.

El almirante Jonathan Howe era el representante especial para Somalia de las Naciones Unidas y responsable de mantener el orden en la zona, y encargó al General Garrison dicha operación sobre el terreno. Para ello, éste último ordenó la prioridad de realizar la detención del general Aidid, haciendo correr la voz de recibir recompensa de 25.000 dólares a toda persona que diera una pista para su localización.

Durante todo aquel verano de 1993, se trató por todos los medios de conseguir información de valor. Miembros de la CIA desplegados también sobre el terreno se dedicaron a hacer averiguaciones para seguir cualquier pista que les llevar a dicha captura, y encargar la ejecución de la misma a algunos operadores  los asaltos, detenciones, vigilancias y seguimientos de sospechosos.

Por fin un día se consigue la información confirmada que hace suponer que algunos de los lugartenientes de Aidid mantendrán una reunión en el Hotel Olimpic de la capital, así que el día 3 de octubre se realiza el briefing para analizar, coordinar la estrategia del asalto, la detención y evacuación de los máximos responsables de su clan.

Asalto al Hotel Olimpic

Sería una operación que apenas debía durar 1 hora como máximo, por lo que se equiparon para ese escenario. Era el 4 de octubre a las 15:32 horas cuando salieron las tropas terrestres y al poco despegaron los helicópteros. El asalto lo constituían un total de 160 operadores Delta Force, Seal que constituirían una fuerza de bloqueo, y diferentes pelotones de rangers, algunos de ellos serían transportados  en los patines de helicópteros Little Birds AH-6J para una rápida acción de descenso en el objetivo, otros fueron transportados en 8 helicópteros Black Hawk para asegurar perímetros, y el resto por tierra con 12 Humvees (vehículo del ejército estadounidenese) para el apoyo a la fuerza asaltante.

La coordinación del asalto la llevó a cabo un oficial que volaba en helicóptero Kiowa a cierta altura para tener una visión y perspectiva amplia de la situación, que además proporcionaba  audio y video en directo tanto para el general Garrison en el puesto de mando y para el Centro de Operaciones Conjuntas. A una altura muy superior sobrevolaba en círculos un P-3 Orion. Todo este despliegue aéreo tenía como objetivo garantizar el éxito de una rápida acción y comunicaciones con los asaltantes.

Black Hawk derribado

El  convoy terrestre entró en la ciudad sin muchos problemas salvo ese caos de tráfico y personal que deambula en una ciudad que vive en las calles llenas de puestos de mercado callejero y con la actividad comercial diaria de este tipo de ciudades en esas latitudes.

La coordinación fue total, y los  Little Birds llegaron a su posiciones designadas,  ambas esquinas y azoteas del Hotel Olimpic, y se colocaron en vuelo estacionario para que en unos segundos sus  ocupantes desplegaran las cuerdas y comenzaran a descender hasta el suelo y tomar posiciones, justo en el momento en que los Black Hawk y fuerza terreste aseguraba un perímetro. Minutos después asaltaron el edificio y fueron deteniendo desde los pisos de arriba y abajo respectivamente a todos sus ocupantes. En pocos minutos la operación se daba por finalizada, y  el general Garrison pensó que había sido “pan comido”, todo cambiaría en pocos minutos….

Hasta ese momento no habían encontrado fuerza hostil alguna, pero pronto fueron observando como la masa de gente se irritaba y amenazaba con gritos que no fueron necesarios su traducción para entender que no eran ni mucho menos bien recibidos allí. Comenzaron a llegar cada vez más y mas gente, mujeres, niños, hombres con armas que empezaron a utilizar contra los asaltantes. Estos no tuvieron más remedio que enfrentarse con  su fuego ligero. Las calles cada vez más llenas de gentío armado empezó a preocupar a los jefes de equipo y al general Garrison,  comenzaban a tener bajas, y no veían cercana una rápida extracción de la zona ya que decenas de calles fueron bloqueadas con barricadas, coches atravesados para impedir la salida de la fuerza terrestre. El gentío era ensordecedor y cada vez llegaban mas y mas hombres con armas AK47, lanzagranadas RPG, ametralladoras calibre .50 que comenzaron a hacer estragos entre los soldados asaltantes.

Mientras tanto, los Black Hawk sobrevolaban la zona esperando poder descender en cualquier momento y recoger de nuevo a los soldados que estaban protegiendo el perímetro. En un Piloto Black Hawk derribado Mike Durantmomento dado una RPG impactó en el  Black Hawk del teniente Mike Durant el cual perdió el control y altura  cayendo casi a plomo afortunadamente en un cruce de calles sin tocar edificios. Lamentablemente el copiloto falleció en el acto, y Durant herido en una pierna y en el hombro consiguió salir gracias a algunos miembros Delta,  consiguieron salir de allí, refugiarse y defenderse frente a la masa incontrolada.

En esos momentos la situación cambió por completo, lo que era una misión de asalto se convirtió en una misión de rescate. El general Garrison ordenó que parte de la fuerza terrestre y otro Black Hawk trataran de llegar a lugar de ambos impactos y les ofreciera seguridad creando un perímetro, pero también fue alcanzado y derribado al tratar de acercarse a la zona de impacto, cayendo irremediablemente al suelo a cientos de metros de allí.

La situación se agravaba por momentos. Los rangers comenzaban a sufrir mas y mas bajas al intentar devolver el fuego para salir de aquel avispero en el que se había convertido la zona: calles bloqueadas por barricadas, cientos de personas enfurecidas disparando con todo tipo de armamento desde las azoteas, callejones etc… y para colmo de males, las comunicaciones no eran del todo eficaces ya que se producía un retraso enorme en la cadena de ordenes recibidas/enviadas desde los jefes de pelotón, las cuales eran enviadas al Kiowa, que a su vez las replicaba de nuevo al puesto de mando  y viceversa, provocando retraso, confusión sobre las órdenes y falta de información sobre ubicación de los pelotones.

Después de unas horas de dura lucha, la fuerza terrestre consiguió romper el cerco y salir de aquel laberinto y caos al alcanzar el  puesto de mando para atender a los heridos, reBlack Hawk derribado en Mogadisicioarmase y volver para apoyar al resto de nuevo.

Mientras tanto, los ocupantes de los Black Hawk se defendieron hasta el último momento, la presión del fuego era brutal y desde todos los puntos cardinales. Fueron masacrados y los atacantes secuestraron  al único superviviente Mike Durant, ya que sabían que vivo era más beneficioso para sus interese que muerto. Algunos de los cuerpos de los copilotos y operadores Delta fallecidos estadounidenses  fueron humillados, mancillados, paseados desnudos y arrastrados por las calles mientras que una masa de gente enardecida gritaba y disparaba al aire por el éxito conseguido frente al ejército norteamericano.

Al fin pudieron las fuerzas de tierra acceder de nuevo las zonas calientes para rearmar y crear un perímetro de seguridad a ambos Black Hawk, donde se encontraban uno de los cuerpos sin vida de un tripulante. La batalla se alargó y pronto llegó la noche, tuvieron que pasar luchando esquina por esquina mientras los Little Birds les daban cobertura desde el aire al estar prácticamente rodeados.

Al amanecer la intensidad del combate bajó, y  tuvieron una oportunidad de salir de aquel lugar, todos los que pudieron subieron a los humvees, y los que no tuvieron espacio (por estar ocupados por fallecidos y heridos) tuvieron que salir literalmente corriendo, con la única cobertura de protección que los propios vehículos ofrecían. Así pudieron alejarse del centro  hasta las afueras de la ciudad, concretamente hasta el estadio olímpico donde estaban las fuerzas paquistaníes. Una operación que estaba prevista en ejecutarse en apenas 1 hora se convirtieron en 18 horas de extrema lucha sin cuartel.

Diferentes organismos internacionales negociaron la liberación del teniente Mike Durant siendo liberado 11 días después y entregado al ejército de los EEUU.  Las cifras de fallecidos estadounidenses fueron 19 y alrededor de 73 heridos, además hubo 1 muerto paquistaní y otro malasio (cuando acudieron a dar soporte con el 10 de montaña a unos de los lugares donde cayó uno de los Black Hawk). Hay diferentes versiones sobre el numero total de fallecidos y heridos somalíes,  se estimó que fueron entre 800 y 1000 muertos y más de 4.000 heridos.

 

Imágenes reales del asalto

Fuente: VetPac

 

Aún no tienes la app móvil VetPac?…. es GRATIS

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España