Desde hace más de dos años, La Brigada Almogávares VI de Paracaidistas, BRIPAC, y el Mando de Operaciones Especiales MOE, vienen realizando conjuntamente ejercicios de cálculo de punto en el momento en el que un paracaidista debe de saltar de la aeronave el primer paracaidista de la patrulla.

El objetivo principal de estas prácticas de precisión son claves para las infiltraciones en condiciones atmosféricas de baja visibilidad por nubes o en saltos nocturnos donde se no es posible ver el suelo.

Por parte del MOE, uno de sus profesionales han creado una herramienta informática que ahora utiliza la Compañia de Reconocimiento Avanzado (CRAV) de la Bripac, la cual permite introducir unas variables como el peso, la altura del lanzamiento, número de componentes de la patrulla y tipo de paracaídas entre otras.

Gracias a esta herramienta HARP (High Altitude Release Point), ese es su nombre, estas unidades llevan realizando ejercicios para perfeccionar la técnica de precisión que permita la toma de tierra en la zona de aterrizaje ó D/Z. A finales de febrero, y en las inmediaciones de Tembleque (Toledo), la CRAV realizó 2 lanzamientos, uno de día y otro de noche, éste último con gafas de visión nocturna (GVN) para mejorar esta técnica, navegando decenas de kilómetros para tomar tierra en D/Z con total precisión y sin novedad. Dichos lanzamientos fueron también en tipo tandem con cargas de  hasta 210 kg, peso máximo que soporta el tipo de paracaídas Phantom, equipos modernos que dispone la unidad utilizados para infiltración o para situar personal  no cualificado en paracaidismo.

Ejercicio precisión milimétrica en saltos CRAV y MOE

La  utilización de la herramienta HARP permite una mayor seguridad a la patrulla al conseguir una mayor navegación,  incrementa la distancia D/Z y evita ser detectada. Por ello el MOE y la CRAV han demostrado ser las unidades punteras en la inserción paracaidista poniéndose al mismo nivel o superando incluso al Armée de Terre Francés.

La CRAV, encuadrada en el Batallón General de la Bripac, y el MOE, cuentan con la utilización de oxígeno, donde su uso es imprescindible  en lanzamientos a partir 4.000 mts de altura y hasta los 10.000 mts. Estas unidades se forman previamente en cursos pertinentes y aptitudes médicas que se determinan en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA) que pertenece al Ejército del Aire.

 

Fuente: Defensa.com

 

No dispones aún de la app móvil VetPac? descárgatela ahora es GRATIS

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España

 

 

 

 

Descargar iOS

Descargar Android