Han pasado 47 años desde aquel noviembre de 1973 en que se incorporaba al servicio el primer C-130 Hércules,  (en nomenclatura militar T10) en el Ejército del Aire y asignado al Ala 31 de la Base Aérea de Zaragoza.

Durante todos estos años han realizado todo tipo de misiones transportando diverso material, vehículos y tropas a cualquier lugar del mundo en misiones internacionales de ayuda en catástrofes como terremotos, huracanes y medioambientales,  de paz en conflicto etc etc…. y mas recientemente el transporte de la vacuna de la Covid19 a España.

Pero para los veteranos paracaidistas, principalmente del EZAPAC, EADA, del EA y de la BRIGADA PARACAIDISTA del ET ha sido una aeronave especial al ser las unidades más habituales en su utilización para ejercicios y misiones paracaidistas, lanzamientos de cargas y transporte de tropas y vehículos. Imponía  respecto su impresionante bodega en su configuración paracaidista cuando subías renqueante por el peso del equipo a bordo desde su amplia rampa trasera mientras respirabas nerviosamente el olor a queroseno de los motores en funcionamiento antes de tomar un asiento,  su configuración en modo paracaidista con los asientos de atalaje rojo plegados contra el fuselaje permitía que hasta 64 paracaidistas completamente equipados se dispusieran a realizar el salto de rigor por ambas puertas laterales, justo en el instante en el que el brutal torbellino producido por sus 4 motores turbo hélice te escupiera literalmente al vacío, dejándote en manos únicamente de la seda de tu paracaídas.

Y que decir de los lanzamientos paracaidistas de apertura manual HALO/HAHO a miles de metros de altura, los cuales han proporcionado entrenamiento en ejercicios y de formación a tantos y tantos paracaidistas de nuestras FAS, también de los CSE, y realizado ejercicios con otras Fuerzas Armadas extranjeras todos estos años.

Foto: lanzamiento paracaidista en modo automático desde C130

Lanzamiento-desde-T10 c130 Hércules

Algunos datos del C130 Hércules

La firma Norteamericana Lockheed Martin lo diseña a principios de los años 50 para cumplir diferentes tipos de servicios. Capaz de operar desde pistas sin asfaltar,  de transportar tropas y material en áreas hostiles, además de operar como avión hospital en evacuaciones médicas. Desde su fabricación  ha sufrido diferentes evoluciones en estos más de 60 años de servicio, como acoplamientos de armas, tecnología radar y anti misil, depósitos de combustible extra para hacer repostaje en vuelo a otras aeronaves, etc…

Una de sus principales características es que es completamente autónomo, es decir que se puede desplazar a cualquier destino y sin equipo de tierra adicional y puede desarrollar sus misiones con éxito, esta característica técnica es de vital importancia ya que recordemos que es muy diferente la operación de un avión comercial en un aeropuerto que cuenta con todo el apoyo logístico en tierra, a la operación en pistas remotas muchas de ellas ni siquiera pavimentadas donde no se cuenta ni siquiera con una GPU o planta auxiliar de tierra.

  • Tripulación: Cinco (dos pilotos, un navegante, un ingeniero de vuelo y un jefe de carga).
  • Capacidad: carga: 20 000 kg (44 080 lb) mixta.
  • Capacidad para 92 pasajeros, 72 soldados equipados para el combate o 64 paracaidistas
  • Longitud: 29,8 m (97,8 ft)
  • Envergadura: 40,4 m (132,5 ft)
  • Altura: 11,6 m (38,1 ft)
  • Superficie alar: 162,1 m² (1744,9 ft²)
  • Peso vacío: 34 400 kg (75 817,6 lb)

Acto de despedida

El pasado 22 de diciembre se celebró en la BA de Zaragoza el acto de despedida que fue presidido por el JEMAD general del Ejército del Aire D. Miguel Ángel Villarroya, que a la par tuvo la fortuna de comenzar su carrera de aviador en esta aeronave.

El Rey Felipe VI envió un mensaje de felicitación a todos los aviadores del Ala 31, señalando que “decimos adiós a una leyenda, lo echaremos de menos porque el Hércules es un poco de todos los aviadores del Ejército del Aire”

Lamentablemente el pasado martes día 29 de diciembre se suspendió el lanzamiento paracaidista previsto, y que iban a realizar miembros de la Brigada Paracaidista con motivo de despedida de la aeronave,  tanto en modalidad automático como en apertura manual debido a las condiciones meteorológicas.

Último vuelo al Museo del Aire

Además, el 29 de diciembre realizó su último vuelo desde Zaragoza el C130H1 matrícula T10-03 para ser exhibido y expuesto para siempre en el Museo del Aire de Cuatro Vientos (Madrid), junto a otras viejas aeronaves leyendas de nuestro ejército del aire. Si quieres visitarlo aquí te dejamos información.

Este mismo Hércules entró en servicio en nuestro país el 12 de marzo de 1974. Como incidente reseñable de esta aeronave fue la que tuvo  con un McDonell Douglas F18 en la base aérea de Zaragoza cuando en la maniobra aproximación colisionaron en vuelo, perdiendo el primero parte de uno de sus planos y algunos desperfectos similares el  segundo. Fue enviado años después a la fábrica en EEUU para una modernización y actualización de equipos y tecnología. Su último servicio en misión fue el pasado 23 de noviembre en su vuelo desde Afganistán a España.

Al día siguiente, el miércoles 30 de diciembre el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) tuvo mejor suerte y si pudo realizar el salto de despedida en el aeródromo de Ablitas (Navarra). Te dejamos este video.

En cuanto al destino de las aeronaves  hemos podido saber que algunas ya han sido vendidas y entregadas a otros ejércitos como por ejemplo el de Uruguay. La aeronave que coge el relevo es el A400M. Desde ahora, y como dijo el coronel jefe del Ala 31 en mayo de 2017 cuando se presentó este moderno avión, “iremos más lejos, más rápido y más cargados”.

Foto: nueva aeronave  A400MA400M Ala 31 Ejercito del Aire

Fuente: VetPac

#brigadaparacaidista #SomostuEjército #caballerolegionarioparacaidista #ejercitodelaire #ejercitodetierra #Paracaidismomilitar

 

Aún no te has descargado la app móvil VETPAC?… es GRATIS

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España