Conclusiones de la investigación de la Bripac

Todos tenemos en nuestra memoria el salto de exhibición realizado por el Cabo 1º Pozo en el pasado día 12 de Octubre, en el Paseo de la Castellana de Madrid,  el cual desgraciadamente, no salió como se esperaba justo antes de la celebración del desfile militar quedándose colgado de una farola unos metros antes de la toma de tierra. Algunos paracaidistas expertos criticaron en su momento  lo que a su juicio le pareció un error en la aproximación fina.

Al margen de esas criticas, y 8 meses después de aquel incidente, la Brigada Paracaidista (Bripac) ha publicado las conclusiones  de la investigación realizada como siempre que se han encontrado alguna anomalía o error en su ejercicios, las cuales les permiten aprender y mejorar en sus procedimientos y misiones. Estas conclusiones permitirán a los componentes de la Bripac que normalmente realizan este tipo de exhibiciones aprender nuevas situaciones como la que aconteció ese día.

De esas conclusiones se pone de manifiesto que no fue un error humano el causante del incidente, si no mas bien el un cambio inesperado de la dirección del viento provocó el accidente del Cabo 1º Pozo. Hay que recordar que un lanzamiento de estas características en un escenario urbano como el que se realizó es muy complejo y difícil de llevar a cabo debido también a las alturas de los edificios en las inmediaciones de la L/Z.

Por ello, al deberse a un cambio del viento, ni hubo un fallo humano ni era posible haberlo evitado. Desde la Brigada Paracaidista señalan es difícil solventar este tipo de complicaciones puesto que un viento cruzado puede levantarse en cualquier momento sin que se pueda prever. Si una racha de aire, aunque sea suave, sorprende al paracaidista, éste no podría solventar la situación a tiempo en el caso de encontrarse a la altura del suelo a la que estaba el cabo primero Pozo el 12 de octubre de 2019.

Además, debe tenerse en cuenta que la gran bandera de España que portan los paracaidistas que se lanzan en el desfile de la Fiesta Nacional funciona prácticamente como una vela, que , haciendo que para ellos sea más difícil maniobrar y reaccionar ante un imprevisto.

La Brigada Paracaidista tiene mucha experiencia en lanzamientos de exhibición justo en esa misma zona en fechas y años anteriores y nunca tuvo ningún incidente. Cabe recordar otros años en desfiles del 12 de octubre, aterrizajes en el Santiago Bernabeu, y en Castellana previa a las salidas de los Maratones Populares de Madrid.

Más instrucción

Al haberse concluido que el accidente se debió a ese golpe de viento, la Bripac no ha tomado ninguna medida disciplinaria contra el cabo primero Pozo porque no se le considera culpable del accidente. Por lo tanto, sigue trabajando y saltando con total normalidad en la Brigada Paracaidista, que tiene su base principal en Paracuellos del Jarama (Madrid).

En la Bripac explican que la mejor forma de evitar incidentes como el de la farola es la instrucción, es decir la práctica. Pero siempre hay que tener en cuenta que no es totalmente infalible, especialmente teniendo en cuenta que ellos no pueden practicar en la ciudad, que es el escenario final donde se realizaría la acrobacia en un desfile del 12 de octubre.

Aún así, aseguran que todos los paracaidistas realizan ejercicios para prepararse para estos vientos inesperados. Hay que tener en cuenta que los vientos cruzados ocurren a menudo en la ciudad donde los edificios canalizan el aire. Por otro lado, aprenden de los errores, y la próxima vez “procurarán no aproximarse tanto a una farola”.

Desde VePac queremos hacerle llegar un fuerte abrazo al Cabo 1º Pozo, ya que imaginamos el trance por el que tuvo que pasar ese día y posteriores. Esperamos volver a verle en otra exhibición muy pronto.

Fuente: El Confidencial

¿Aún no tienes la app móvil VetPac?, descargatela ahora, es GRATIS…

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España