¿Quienes fueron los Almogávares? ¿Roger de Flor, Roger de Lauria y la Bripac? (1ª parte)


Es un orgullo escribir sobre estos fantásticos  guerreros, los almogávares, primero porque para cualquier C.L.P. como yo  han sido un  ejemplo como aguerridos soldados  que fueron (motivo  de inspiración para dar nombre a algunas dos banderas paracaidistas de la Brigada Paracaidista) y segundo  como aragonés porque el engrandecer la Corona de Aragón favoreció la unión con la Corona de Castilla (y un poco más tarde la anexión de Navarra y Granada), formando este gran país que es España. Te ampliaré mas datos de interés  en una 2ª parte más adelante….. ahora vamos con su historia.

Hay varias teorías pero la denominación de Almogavar se le dio por los reinos árabes a los soldados de frontera que realizaban rápidas y efectivas acciones en territorio enemigo, causando muchos daños y bajas (Al-mo-gauar: “el que hace incursiones en tierra enemiga”). Eran grupos de soldados aguerridos  que vivían en unas condiciones muy duras en las montañas del Pirineo o pre-Pirineo, probablemente antiguos pastores (1)    en campamentos nómadas  que les proporcionaban mucha movilidad, debido principalmente al peligro que existía en aquellas zonas fronterizas “tierra de nadie”. Eran hispanos, en su mayoría fueron catalanes y aragoneses, pero también hubo valencianos (2) , navarros (Aragón tuvo muchos lazos de unión con Navarra),  etc., ¡de hecho! también existieron en Castilla, Alfonso X “el sabio” los nombra o los regula en “las siete partidas”.

El número de integrantes de estas partidas o grupos siempre fue muy difícil de enumerar porque desde 1035 inicio del reinado de Ramiro I hasta que en 1169 Alfonso II fundara Teruel se había producido un gran avance hacia el sur dejando tras de sí muchas extensiones de terreno muy difícil de controlar y en los que la guerra “de cabalgadas o de rápidas incursiones en territorio enemigo” era una actividad que generaba  grandes beneficios y  los almogávares eran grandes especialistas.

Estaban adaptados totalmente al entorno, ellos y sus familias recorrían grandes distancias andando o corriendo, la agilidad era una de sus características principales, solo utilizaban caballos para transportarles a ellos y a sus enseres o pertenecías de un lugar a otro. Los Almogávares se auto definen como “no valemos para vivir en villas ni en ciudades, no somos zapateros, ni tejedores, no somos gente que sepamos hacer otra cosa sino hechos de armas contra nuestros enemigos”.

Su vestimenta consistía en una especie de camisón pequeño, sin mangas tanto en verano como invierno, que en principio fue de piel para ir evolucionando según avanzaban hacia el sur. Sujetado por un fuerte cinturón donde portaban tanto una piedra de algún material parecido al sílex para hacer fuego, como un cuchillo de grandes dimensiones denominado Coltell (3)  (aunque muchos llevaban espada, sobre todo al final, en la guerra de Sicilia y en Bizancio (4)) . Este cinturón también sujetaba en la espalda, con otra sujeción muy ligera a la altura del pecho,  una o dos lanzas de pequeñas dimensiones (ellos los llamaban dardos) estas armas arrojadizas las lanzaban con extra-ordinaria potencia contra el caballo o contra el caballero ¡atravesando en alguna ocasión la armadura (5)  Y ¡a parte!  Una lanza mayor “chuzo” vara de madera con una fuerte punta metálica llamada “Azcona” (6)  que portaban colgada al cuello en bandolera.

Calzaban unas albarcas de piel con unas especies de polainas, también realizadas con tiras de piel, que les llegaban hasta casi hasta  las rodillas para protegerles de las zarzas y el matorral bajo durante sus largos desplazamientos por cualquier tipo de terreno. También solían llevar un pequeño escudo circular y un  macuto “zurrón de cuero” colgado lateral-mente al cuello con comida para varios días. En la cabeza una especie de red de hierro  “a modo de casco ligero”.

Historia de los Almogávares VetPac

Están presentes en todos los combates y batallas importantes tanto del Reino de Aragón, antes de la unión con Cataluña, como después cuando se formó la Corona.  La primera referencia que se tiene de ellos es en el asedio anterior a la toma de Saraqusta (Zaragoza islámica) por  Alfonso I “el Batallador” en 1118 (7),  pero me voy a referir especialmente a la época final en la que realizaron grandes hazañas en el Imperio Bizantino.

En Septiembre de 1282 se inicia la guerra en Sicilia por los derechos de Pedro III de Aragón (“el Grande”) sobre aquella isla que había sido invadida por el rey Carlos I de Anjou de Francia. 2000 Almogávares son envía-dos por el Rey Pedro  a Mesina(8)   (Sicilia) para que entren sigilosamente de noche porque es  asediado por los franceses “los mesineses sufren una gran decepción al verlos”. Al amanecer se abren las puertas de la ciudad y se lanzan bravamente sobre sus enemigos,  que no solo vencieron ¡sino que diezmaron! consiguiendo un gran botín.

En esta confrontación que duró varias décadas sobresalieron dos figuras clave Roger de Lauria  primero y luego Roger de Flor, quiero hacer un pequeño paréntesis para narrar algo de sus vidas porque dieron nombre  a la 2º Bandera  y la 1ª Bandera de paracaidistas respectivamente, donde muchos de los que leéis este artículo servisteis a España como yo.

Roger de Lauria, nació en 1250 en esa localidad italiana (actual-mente en la provincia de Basilicata, fronteriza de Calabria en el sur de Italia), su padre noble calabrés  huyo cuando se produjo la invasión fran-cesa recalando en la Corte de Jaime I de Aragón “el Conquistador”, donde se criaría.  Su madre Doña Bella era  la dama de compañía de Constanza (futura esposa de Pedro III) con quien estaría muy unido toda su vida.

En 1283 el Rey Pedro III le nombra Almirante, zarpando inmediatamente  en busca de una escuadra francesa mandada por el almirante G. Cornut,  compuesta  de 22 naves “y dos leños”. Recibe  informaciones fidedignas del movimiento de sus enemigos que se encuentran amarrados en un puerto de la isla de Malta, sigilosamente coloca a toda sus naves en todos los puntos estratégicos preparándose para atacar al alba(9)  . Como le pareció “poco honroso” coger desprevenida a la flota enemiga ordeno a las galeras que tocasen las trompetas, alertando a todos los franceses integrantes de la flota (el Almirante francés exclamó: “Dios mío, que gente es esta, antes bien con diablos”). Después de durísimos o feroces  combates el Almirante Roger De Lauria capturó las 22 naves francesas, consiguiendo rendir poco después la isla, consiguiendo un rotundo éxito en su primer enfrentamiento al mando de una escuadra capturando la totalidad de la flota enemiga (la mayor que disponía en aquellos momentos Francia),  Lo que pone de manifiesto su capacidad y gran talento militar. Tenía la plena confianza en sus tropas para tomar decisiones críticas que acabaran con el enfrentamiento “cuerpo a cuerpo” o el abordaje porque contaba con una fuerza tan temible como la que representaban  los hábiles almogávares en este tipo de lucha. ¡De hecho! Se dedicó a ocupar localidades sicilianas y calabresas con guarniciones francesas, desembarcando a los almogávares (en numerosas ocasiones  con la ayuda de la oscuridad de la noche)   que ejecutaban “un golpe de mano” sigiloso y letal, acabando con la mayoría de los  desprevenidos soldados franceses.
Sus numerosos enfrentamientos se contaron por victorias, tanto contra los franceses en varias ocasiones(10), tomo Malvasía (Mórea, Grecia) y la isla de los Gelbes, también se enfrentó a los árabes en distintas localidades costeras africanas, etc.

Jerónimo de Zurita (historiador y cronista Mayor del Reino de Aragón) escribiría: “Murió  el Almirante Roger de Lauria, el más famoso y excelente capitán que antes y después de su tiempo ovo jamás por la mar, y nunca vencido en ella”

Escudo de Roger de Laura, Veteranos Paracaidistas VetPac

Escudo de armas de Roger de Lauria

El infante D. Jaime (futuro rey Jaime I de Sicilia y II de Aragón(11))  acabo conquistando Calabria (parte sur de Italia que conforma el tacón y puntera de la bota) pero no podría tomar Nápoles, principal objetivo para desalojar definitivamente a los franceses, debido a la firma de una tregua que acabaría en un acuerdo. Este nefasto acuerdo entre La Santa Sede, Carlos de Anjou y Jaime II de Aragón propicio otra guerra y que el herma-no de Jaime se proclamara el rey Federico II de Sicilia.

Una vez acabadas estas fricciones  y se pacificara la isla, los almogávares se convirtieron una carga “muy pesada” para el rey aragonés, motivo por el cual  no puso ningún obstáculo para la contratación de una parte (quedaron varios miles en Sicilia) por el Emperador bizantino.

El Emperador de Bizancio Andronico II Paleólogo tenía entonces serios problemas con los ejércitos turcos que se habían apoderado de gran parte de su territorio y como mantenía buena relación con Aragón (y mala con Francia) sabía que después de la paz firmada podría contratar a estos magníficos soldados(12).

El Vicealmirante Roger de Flor fue nombrado general y el jefe de esta campaña, acompañado por los principales capitanes que habían destacado con sus compañías en la anterior guerra: Berenguer de Entenza, Ferran Jiménez de Arenós (caballeros  aragoneses) Berenguer de Rocafort (caballero valenciano) , Corberan de Alet (caballero navarro) nombrado poco después Senescal su persona de mayor confianza.

Roger de Flor. Veteranos Paracaidistas VetPac

Notas:

[1] según Ángel Boya Valet la compañía de almogávares:pastores montañeses del valle de Aragón, Ribagorza y del valle de Aran y muy probablemente en el Maestrazgo, alrededores de Morella.

[2] Por valencianos me refiero al entonces Reino de Valencia que coincide con la actual comunidad autónoma: Valencia Alicante y Castellón.

[3] Cuchillo muy similar a los que usan los carniceros para cortar la piezas más grandes, eran verdaderos maestros en su manejo. La agilidad era muy importante para esta acción, porque lanzaban las azconas o las pequeñas lanzas  en alguna parte vital del caballo o en plena armadura del caballero, rematándolo con él, en suelo después de abatirlo.

[4]  Don Francisco de Moncada: Carlos, Rey de Nápoles, puestos ante su presencia algunos prisioneros almugávares, admirado de la vileza del traje , y de las armas, al parecer inútiles contra los cuerpos de hombres y caballos armados, dijo con algún desprecio que si eran aquellos los soldados con que el Rey de Aragón pensaba hacer la guerra……replicole uno dellos Señor, si tan viles te parecemos, y estimas en tan poco nuestro poder, escoge un caballero de los más señalados de tu ejército, con las armas ofensivas y defensivas que quisiere; que yo te ofrezco con tan solo mi espada y dardo de pelear en campo con él. Carlos con deseo de castigar la insolencia del almugávar, aplazó el desafío, y quiso asistir y ver la batalla. Salió un francés con su caballo armado de todas piezas, lanza, espada y maza para combatir, y el almugávar con sola su espada y dardo. Apenas entraron en la estacada, cuando le mató el caballo, y queriendo hacer lo mismo de su dueño, la voz del Rey le detuvo, y le dio por vencedor y por libre. Otro almugávar de esta misma guerra……acometió a veinte hombres de armas, mató cinco antes de perder la vida. Otros muchos hechos me podría referir……..)

 [5]  Idem : era tanto la presteza y violencia con que los despedían sus manos..

[6] Antes de las batallas solían gritar fuertemente uno de sus más famosos gritos de guerra “DESPERTA FERRO”, a la vez  que chocaban  fuertemente esta punta metálica con el suelo ¡produciendo chispas! lo que produciría temor en sus adversarios o enemigos.

[7] Iniciaron el asedio desde una fortaleza que construyeron  para ello, muy cerca de la muralla de la ciudad llamada El Castelar con mayoría de tropas formadas por almogávares.

[8] Según que fuentes cifran en torno a 15.000 “entre almogávares y golfines” que desplazo Pedro III a la isla.

[9] Muntaner comenta que podía haberlos atacado sin previo aviso, pero que dio tiempo a los franceses para que se prepararan para el combate. Cesáreo Hernández Duro: puede considerarse más de loco que de hombre de seso

[10] En una de ellas venció al  Príncipe de Salerno, hijo del Rey Carlos de Sicilia.

[11] Asumió el mando debido a que  su padre Pedro III había sido excomulgado por el Papa Martín IV (Pro-francés) por su intervención en Italia y  tuvo que volver rápidamente a la península  porque el ejército francés con  bula papal de cruzada estaban intentando invadir Aragón y luego Cataluña desde Francia

[12] La compañía de Almogávares Ángel Boya Balet, Pág.    “habían impuesto los almogávares como condición a Andrónico luchar bajo la bandera de Aragón y de Sicilia, porque querían que a donde llegasen sus armas llegase también la memoria y autoridad de sus reyes y porque las armas de Aragón las tenían por invencibles”, Ramón Muntaner, catalán y testigo del acontecimiento: “los almogávares portaban un pendó del senyal del senyor rei d’Aragó……”

Fin 1ª parte.

Autor: Cesar Usieto Julián.  Zaragoza 1966. veterano CLP, C-444 8ª cia IIBpac, Roger de Lauria, BRIPAC.

Aún no te has descargado la app móvil VetPac?…. es totalmente GRATIS

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España