Paracaidistas forestales contra incendios…. caídos del cielo

Los “Smokejumpers” o “paracaidistas del humo”, son bomberos paracaidistas forestales especialmente capacitados que brindan una respuesta de ataque inicial en incendios forestales remotos. Se insertan en el lugar del incendio mediante paracaídas. Además de realizar el ataque inicial contra incendios forestales, también pueden proporcionar liderazgo para ataques prolongados contra incendios forestales. Poco después de que los paracaidistas toquen el suelo, se les suministra alimentos, agua y herramientas de extinción de incendios, lo que los hace auto suficientes durante 48 horas. Los paracaidistas suelen estar de servicio desde principios de la primavera hasta finales del otoño.

Historia

Antes del establecimiento completo de los lanzamientos en un incendio, se llevaron a cabo experimentos con la inserción de paracaídas de los bomberos en 1934 en el estado norteamericano de Utah y en la Unión Soviética. Anteriormente, se habían realizado experimentos de extinción de incendios en la aviación con suministro de equipo por aire y bombas de agua. Aunque este primer experimento no se llevó a cabo, otro comenzó en 1939 en el Methow Valley de Washington, donde paracaidistas profesionales saltaron en distintos tipo de terrenos montañosos y con árboles, lo que demostró la viabilidad de la idea.

Los “paracaidistas de humo” fue propuesto por primera vez en 1934. En 1939, el programa comenzó como un experimento en la Región Noroeste del Pacífico de los EE.UU. El primer salto oficial sin fuego fue realizado en el Bosque Nacional Nez Perce en la Región Norte en 1940 por John Furgurson y Lester Gohler. El programa de saltadores de humo McCall se estableció en 1943; su base, junto a las orillas del lago Payette en estado de Idaho. La base está cerca de seis bosques nacionales: Nez Pearce / Clearwater, Sawtooth, Boise, Payette, Salmon-Chalis y Wallowa-Whitman. En 1947, el programa McCall capacitó a 50 saltadores y completó la construcción de nuevos edificios e instalaciones de capacitación. En 1941, se sumaban las primeras mujeres, que completaron con éxito el programa de formación del programa McCall.  En 1942, se establecieron operaciones de salto permanente en Winthrop, Washington, y Ninemile Camp, un campamento abandonado del Cuerpo de Conservación Civil (Camp Menard) a un km y medio al norte del Ninemile Remount Depot del Servicio Forestal en Huson, Montana, a unas 47 kms al noroeste de Missoula.

Los primeros saltos sobre incendios fueron realizados por Rufus Robinson y Earl Cooley en Rock Pillar cerca de Marten Creek en el Bosque Nacional Nez Perce el 12 de julio de 1940, en Ninemile, seguido poco después por otro salto de dos hombre en otro incendio  en Winthrop. En los años siguientes, la operación Ninemile Camp se trasladó a Missoula, donde se convirtió en la Base Missoula Smokejumper. La operación de Winthrop permaneció en su ubicación original, como Base “Smokejumpers” de North Cascades. El “lugar del nacimiento de los “Smokejumpers” sigue debatiéndose entre estas dos bases, habiendo persistido el argumento durante unos 70 años. El primer campo de entrenamiento de paracaidistas fue en la estación de guardabosques de Seeley Lake, a más de 60 millas al noreste de Missoula. El campamento se trasladó a Camp Menard en julio de 1943. Aquí, cuando no estaban combatiendo incendios, los hombres dedicaron mucho tiempo a trabajar con heno para alimentar a los cientos de mulas de carga que transportaban suministros y equipo a las estaciones de vigilancia y lugares de incendios. Para trabajar en los incendios, los hombres, organizados en escuadrones de ocho a quice, estaban ubicados en seis puntos estratégicos conocidos como “campamentos de picos”: Seeley Lake, Big Prairie y Ninemile en Montana; Moose Creek y McCall en Idaho; y la estación de guardabosques de Redwood en el suroeste de Oregon en el borde de Cave Junction. Los hombres también trabajaban en otros campos de ataque, incluidos algunos en Washington.

Los “Paracaidistas del  humo” y su relación con el Ejército

Gneral Willian C Lee SmokeJumper

General de División William C. Lee

Después de observar los métodos de entrenamiento de los “smokejumpers” en Seeley Lake en junio de 1940, el entonces mayor William C. Lee del Ejército de los EE. UU. cuando ascendió a general de división, fue el que fundó la 101 División Aerotransportada.

En mayo de 1978, los miembros del 19º Grupo de Fuerzas Especiales (Aerotransportadas) de la Guardia Nacional del Ejército y otras unidades militares occidentales comenzaron el entrenamiento paracaidista en la Escuela de los Smokejumpers de Missoula. Aunque en años anteriores, el ejército había realizado entrenamiento básico paracaidista en varios lugares, desde entonces se ha consolidado en Fort Benning, Georgia.

Durante la II Guerra Mundial

El 555º Batallón de Infantería de Paracaidistas ganó fama como la única unidad aerotransportada completamente en la historia del Ejército de los Estados Unidos. El   555o supuestamente no fue enviado a combatir debido a la segregación en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. En mayo de 1945, la unidad fue enviada a la costa oeste de los EE.UU para combatir los incendios forestales provocados por globos incendiarios japoneses, operación denominada

555º Aerotransportada

Emblema de la 555º Aerotransporada

 “Operación Firefly”. Aunque esta amenaza no se materializó por completo, el 555º combatió muchos otros incendios forestales mientras estuvo allí. Acuartelado en Pendleton Field, Oregon, con un destacamento en Chico, California, 300 miembros de la unidad participaron en misiones de extinción de incendios en todo el noroeste del Pacífico durante el verano y el otoño de 1945, ganándose el apodo de “Smoke Jumpers”. El 555º hizo un total de 1200 saltos en 36 incendios, 19 desde Pendleton y 17 desde Chico. Solo un miembro, el PFC Malvin L. Brown, falleció el 6 de agosto de 1945, antes de tomar tierra al chocar contra  un árbol en el Bosque Nacional Umpqua cerca de Roseburg, Oregon. Su muerte fue la primera muerte registrada de un “SmokeJumper” durante un salto en un incendio. Alrededor de 240 trabajadores de los campamentos del Servicio Público Civil (CPS) trabajaron como paracaidistas durante la Segunda Guerra Mundial. Un grupo inicial de quince hombres comenzaron a entrenarse con los arneses del paracaídas en mayo de 1943 en Seeley Lake, y un total de 33 completaron el entrenamiento del curso paracaidista a mediados de junio, seguido de dos semanas de entrenamiento en extinción, control de incendios y primeros auxilios.

Tripulación 1948

Servicio Público Civil (CPS)

Aproximadamente 500 saltos de entrenamiento fueron realizados por los primeros 70 saltadores de CPS en 1943, quienes continuaron combatiendo 31 incendios esa primera temporada. Su número aumentó a 110 en 1944, y a 220 en 1945, a medida que el Departamento de Guerra dispuso de más equipo. Veintinueve paracaidistas lucharon contra el incendio remoto de Bell Lake en septiembre de 1944, entre 70 incendios sofocados ese año, y 179 fueron combatidos solo en la región de Missoula en septiembre de 1945, con otros saltadores asignados a McCall y Cave Junction.El último paracaidista del CPS dejó el servicio en enero de 1946. El Proyecto Smokejumper se había convertido en un establecimiento permanente del USFS en 1944. En 1946, la región de Missoula tenía 164 saltadores de humo, muchos de ellos veteranos militares recientes, estudiantes universitarios o graduados universitarios recientes. Se abrieron nuevas bases en Grangeville, Idaho y West Yellowstone, Montana. La mayoría de los “Smokejumper” de la época no eran profesionales de carrera, sino empleados de temporada atraídos por la perspectiva de ganar hasta 1,000$ durante un verano. Tenían que  comportarse bien, motivarse a sí mismos y ser responsables. Los equipos de escuadrones eran supervisados por veteranos capataces y bomberos de carrera,  expertos en todo tipo de incendios forestales.

El incendio de  Mann Gulch

El incendio con el mayor número de muertes de smokejumpers fue el incendio de Mann Gulch en 1949, que ocurrió al norte de Helena, Montana, en el área de Gates of the Mountains a lo largo del río Missouri. Trece bomberos murieron durante la explosión, 12 de ellos paracaidistas. Este desastre condujo directamente al establecimiento de estándares de seguridad modernos utilizados por todos los bomberos forestales. El autor Norman MacLean describió el incidente en su libro Young Men and Fire (1992).

Saltando sobre incendio

Lanzamiento de un Smokejumpers

Record de seguridad

A pesar de la naturaleza aparentemente peligrosa del trabajo, las muertes por saltos son poco frecuentes, las muertes más conocidas en los Estados Unidos son las que ocurrieron en el incendio de Mann Gulch en 1949 y el incendio de South Canyon en 1994. Las lesiones por saltos son escasas, y el personal de los equipos “Smokejumpers” toma precauciones previamente antes de decidir si es seguro lanzarse sobre un determinado incendio en particular. Se analizan múltiples factores y luego se toma una decisión sobre si el lanzamiento tiene garantías de éxito. Las unidades base tienden a buscar individuos altamente motivados que están en un alto nivel de forma, que tengan la capacidad de pensar de forma independiente y reaccionar rápidamente a los entornos cambiantes.  Muchos de los paracaidistas  son muy veteranos, y tienen experiencia previa que proporcionan una base sólida de experiencia física y de lucha contra incendios forestales.

Ver + fotos

Prohibida la copia y reproducción total o parcial de sin el permiso del autor.
Si te ha gustado déjanos tu Me gusta en las redes sociales.

Veteranos Paracaidistas de España
www.vetpac.es – email vetpac@vetpac.es

Ahora ya puedes comprar en VETPAC artículos y complementos de tu unidad, emblemas, parches, camisetas, libros, tecnología etc

Ver ahora productos Amazon VetPac