En 1964, una mujer llamada Georgia “Tiny” Broadwick donó este paracaídas, que fue hecho a mano por Charles Broadwick y consta de 110 yardas de seda, al Museo Nacional del Aire del Smithsonian, precursor del Museo Nacional del Aire y el Espacio de los EE.UU. ¿Quién era Tiny Broadwick y cuál es su conexión con el paracaidismo? 

El paracaidas de Georgia Broadwick

 Foto: Tiny Broadwick dijo que, a diferencia de los paracaídas modernos, que tienen la forma de tiras diagonales para darles la fuerza para resistir los saltos de los aviones a gran velocidad sin romperse, este paracaídas está formado por piezas rectas de material. Este paracaídas de mochila se usó para saltos de exhibición a principios del siglo XX. Foto de Carolyn Russo, Museo Nacional del Aire y el Espacio

Su nombre completo y real era Georgia Ann Thompson, recibió el apodo de “Tiny” (minúscula) cuando nació  en Carolina del Norte el 8 de abril de 1893, y pesaba solo 1,4 kilos (3 libras). Incluso cuando estaba completamente desarrollada, medía poco más de 1,5 metros de altura,  y pesaba alrededor de 36 kilos, por lo que el apodo se mantuvo a lo largo de toda su vida. Tiny contaba apenas con 15 años cuando saltó de un globo aerostático en la Feria Estatal de Carolina del Norte de 1908. Describiendo sus sentimientos más tarde, dijo: “Te digo, cariño, ¡fue la sensación más maravillosa del mundo!” Fue una emoción que llegaría a experimentar unas mil veces en su vida. Tiny le llamó la atención por primera vez en saltar desde las alturas en 1907, cuando vio un acto llamado “Los Broadwicks y sus famosos aeronautas franceses”, en el que los artistas ascenderían en un globo y luego se lanzaban en paracaídas. “¡Sabía que eso era todo lo que siempre había querido hacer!” comentó después de ver el show. Se acercó al dueño de la compañía, Charles Broadwick, y lo convenció de que la contratara. Su diminuto tamaño funcionó a su favor, ya que Broadwick vio el potencial de caracterizarla como una “Muñeca”, vistiéndola con bombachos con volantes, un vestido de seda, cintas en los tirabuzones y una gorra. Aunque odiaba el nombre y el disfraz, pronto se convirtió en la estrella del espectáculo.

Charles Broadwick adoptó legalmente a Tiny y su nombre pasó a ser Tiny Broadwick. Viajaron por todo Estados Unidos con el popular show de globos, durante el cual la intrépida Tiny realizó atrevidos saltos, a veces con bengalas o antorchas. Tuvo varios contratiempos desgarradores durante su carrera. Una vez aterrizó encima del furgón de cola de un tren,  enredarse en un molino de viento y en cables de alta tensión. También tuvo muchos aterrizajes bruscos en los que se rompió varios huesos, dislocándose el hombro en varias ocasiones, pero nunca perdió el entusiasmo por el salto. Un día, en una reunión en la cercanías de Los Ángeles, ella y Charles Broadwick conocieron al famoso aviador y fabricante de aviones Glenn L. Martin, quien la había visto saltar en el show. Él propuso que saltara de uno de sus aviones, una oportunidad que aprovechó sin dudarlo, convirtiéndola en la primera mujer en lanzarse en paracaídas desde un avión el 21 de junio de 1913. Para realizar esta hazaña, Tiny se colgó de un columpio en forma de trapecio suspendido bajo el avión de Martin, justo detrás del ala (foto). Su paracaídas, que fue desarrollado por Charles Broadwick, estaba en un estante encima de ella, y cuando el avión estaba a 2,000 pies (610 mts. ) sobre Los Ángeles, Tiny soltó una palanca que hizo que el asiento se cayera debajo de ella. El paracaídas, que estaba sujeto al avión por una cuerda, se abrió automáticamente y ella tomó tierra a salvo a tierra, aterrizando en Griffith Park.

La primera mujer paracaidista Georgia Tiny

Foto: Tiny Broadwick sentada en un cabestrillo que cuelga del costado del avión de Glenn Martin, probablemente sobre Chicago, 1913. Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian (NASM 77-716)

Más tarde ese mismo año, Tiny se convirtió en la primera mujer en lanzarse en paracaídas sobre el agua del Michigan. En 1914, su reputación como paracaidista hizo que el Ejército de los Estados Unidos se pusiera en contacto con ella. La Primera Guerra Mundial estaba arrasando en Europa y muchos pilotos se morían porque no tenían forma de escapar de un avión que caía. Se le pidió a Tiny que hiciera una demostración de cómo saltaba desde un avión militar, y ella hizo cuatro saltos en la Isla Norte de San Diego. Después de tres saltos exitosos, su cuarto no salió tan bien. La línea de su paracaídas se enredó en el ensamblaje de la cola del avión y los fuertes vientos le impidieron volver a subir al avión. Pero Tiny no entró en pánico; en cambio, tuvo la idea de cortar una línea en un tramo corto y caer libremente hacia el suelo, después,, tirando de la línea con la mano para abrir el paracaídas. Este fue, en esencia, el primer descenso planeado en caída libre y la primera demostración de lo que más tarde se llamaría el “cordón de apertura”. Ella había demostrado que un piloto podía regresar a tierra de manera segura saltando de un avión.

La primera mujer paracaidista Georgia

 Foto: Tiny Broadwick posando junto a un avión en equipo de vuelo, con paracaídas. Charles Broadwick inventó el paracaídas de mochila que lleva. Cuando saltó, el paracaídas se extrajo automáticamente del paquete mediante una línea unida al globo o avión. Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian (NASM 87-13559).

El último salto de Tiny fue en 1922, cuando tenía solo 29 años. Lamentablemente para ella, los problemas en los tobillos le impidieron continuar como paracaidista. Ella dijo en ese momento: “Respiro mucho mejor allá arriba, y es tan pacífico estar tan cerca de Dios”. Tiny recibió muchos honores y premios en su vida. Entre ellos se encuentran el premio Pioneer Aviation del gobierno de EE. UU. Y la medalla John Glenn. Ella es una de las pocas mujeres en Early Birds of Aviation. También recibió las Alas de Oro del Club de Aventureros en Los Ángeles, y fue nombrada miembro honoraria de la 82 División Aerotransportada en Ft. Bragg. Con ese honor, le dijeron que podía saltar en cualquier momento que quisiera. En la cena nocturna de Tiny Broadwick del 5 de mayo de 1964 durante la cual Tiny donó su paracaídas, el director del Museo Nacional del Aire, Philip S. Hopkins, dijo: “Medido en pies y pulgadas, su apodo ‘Tiny’ es obviamente apropiado. Medida por su coraje y sus logros, se destaca entre sus muchos colegas, los pioneros del vuelo. Y sus contribuciones a la historia de los vuelos han ayudado a que Estados Unidos se destaque como la nación que dio alas al mundo ”. Tiny Broadwick murió en 1978 a los 85 años y fue enterrada en su estado natal de Carolina del Norte.

Video: Entrevista de 1963 con Tiny Broadwick de los archivos estatales de Carolina del Norte.

Fuente: Traducido por VetPac y extraído de  www.airandspace.si.edu

Prohibida la copia y reproducción total o parcial de sin el permiso del autor.
Si te ha gustado déjanos tu Me gusta en las redes sociales.

Veteranos Paracaidistas de España
www.vetpac.es – email vetpac@vetpac.es

Ahora ya puedes comprar en VETPAC artículos y complementos de tu unidad, emblemas, parches, camisetas, libros, tecnología etc

Ver ahora productos Amazon VetPac

Aún no te has descargado la app móvil VETPAC?… es GRATIS

App móvil VetPac Veteranos Paracaidistas de España